Logo header

La cocaína adelgaza, ¿mito o realidad?

la cocaina adelgaza

¿Has oído alguna vez que la cocaína adelgaza? Muchas personas se hacen esta pregunta y otros suelen afirmarlo sin demasiados argumentos. Pero, ¿es cierto que la cocaína tiene efectos adelgazantes? Y si es así, ¿a qué precio?

Como centro de desintoxicación de la cocaína, te explicamos todo lo que debes saber sobre la relación entre la cocaína y el peso corporal, y por qué jamás deberías usar esta sustancia como un método para bajar de peso. Desde el Instituto Europeo Alfi creemos que es necesario abordar este tema tan complejo con seriedad y rigor científico.

¿Qué es la cocaína y cómo actúa en el cuerpo?

La cocaína es una droga estimulante que se extrae de las hojas de la planta de coca. Se presenta en forma de polvo blanco que se aspira por la nariz, aunque también se puede fumar o inyectar. 

Independientemente de los tipos de cocaína que existen, todas actúan sobre el sistema nervioso central, aumentando la actividad de ciertos neurotransmisores como la dopamina, la noradrenalina y la serotonina. Estos neurotransmisores son los responsables de regular el estado de ánimo, la motivación, el placer, la atención y el apetito, entre otras funciones.

Al consumir cocaína, se produce una sensación de euforia que dura entre 15 y 30 minutos. Sin embargo, este efecto es temporal y se acompaña de una serie de consecuencias negativas en la salud física y mental, que pueden ser graves e irreversibles.

¿Por qué la cocaína adelgaza?

Existen investigaciones que sugieren que el consumo crónico de cocaína reduce la capacidad del cuerpo de almacenar grasa. Sin embargo, esta reducción de peso no se debe al adelgazamiento saludable, sino a los efectos perjudiciales de la droga en el organismo.

Veamos cuáles son las causas de la reducción de peso que genera la cocaína, en base a la evidencia científica.

Reducción temporal del apetito

Una de las razones por las que la cocaína adelgaza es porque inhibe el apetito, es decir, reduce la sensación de hambre y la necesidad de comer. Esta acción anorexígena deriva en una pérdida de peso inicial (National Institute on Drug Abuse, 2022).

La cocaína altera el funcionamiento de la serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo y el apetito, entre otras funciones. Al aumentar la serotonina, la cocaína provoca una falsa sensación de saciedad, que hace que el consumidor pierda el interés por la comida.

No obstante, debemos destacar que la tolerancia creciente anula rápidamente este efecto de inhibición del apetito.

Cambios en el metabolismo

Otra razón por la que la cocaína adelgaza es porque aumenta el metabolismo basal, esto es, la cantidad de energía que el cuerpo consume en reposo. Esto se debe a que la cocaína estimula el sistema nervioso simpático, que es el encargado de preparar al organismo para la acción. 

Al activar el sistema nervioso simpático, la cocaína provoca un incremento de la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura corporal y la respiración, lo que hace que el cuerpo queme más calorías.

Sin embargo, cuando los consumidores de cocaína dejan de consumir, experimentan un aumento de peso debido a la alteración de los procesos metabólicos, al desequilibrio en la ingesta y el depósito de grasas en el cuerpo.

Otros efectos que contribuyen a la pérdida temporaria de peso

Además de las causas anteriores, existen otras razones por las cuales la cocaína adelgaza, explicado desde los siguientes mecanismos fisiológicos:

  • Náuseas y vómitos, sobre todo con dosis elevadas (Jufer-Phipps et al., 2022). La pérdida de líquidos y electrolitos se traduce en una caída transitoria de peso.

  • Aumento del estado de vigilia por la activación fisiológica. Ello acelera el metabolismo basal al reducir las horas de sueño y descanso.

En suma, la disminución de peso por la cocaína es efímera. Los perjuicios en la salud resultan enormes: cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, cuadros psicóticos, entre otros. (Jufer-Phipps et al., 2022). Basta con revisar las secuelas de la cocaína para entender su toxicidad.

Peligros de recurrir a la cocaína para adelgazar

Aunque parezca una solución rápida para adelgazar, la realidad es que consumir cocaína conlleva graves riesgos en tu salud que sobrepasan ampliamente cualquier beneficio aparente. Como centro de adicciones, advertimos todos los peligros que trae consumir esta sustancia.

Desnutrición severa

Uno de los principales peligros es la desnutrición severa. Al anular el apetito, la cocaína impide ingerir los nutrientes que el organismo necesita para subsistir. Esto deriva en síntomas físicos como:

  • Pérdida de masa muscular
  • Debilidad extrema
  • Anemia ferropénica
  • Caída del cabello
  • Fragilidad de uñas y piel
  • Deterioro del sistema inmunitario. 

Como resultado, se multiplica la vulnerabilidad frente a todo tipo de infecciones, enfermedades y complicaciones orgánicas (Jufer-Phipps et al., 2022).

Deshidratación

Otro efecto adverso habitual es la deshidratación, ya que la cocaína incrementa peligrosamente el metabolismo basal. Ello fuerza al cuerpo a eliminar cantidades ingentes de agua y electrolitos, compuestos que regulan funciones neuromusculares vitales. 

Las consecuencias son nefastas: 

  • Sequedad de boca, piel y mucosas
  • Dolores de cabeza
  • Calambres
  • Mareos
  • Arritmias
  • Insuficiencia renal e incluso la muerte.

Adicción físico-psicológica

Quizás el problema más grave sea la adicción a la cocaína, especialmente la intensa adicción físico-psicológica que genera este psicoestimulante. La persona necesita dosis cada vez más altas y frecuentes para lograr el mismo efecto. 

Al interrumpir el consumo sobreviene un difícil síndrome de abstinencia de la cocaína, caracterizado por los siguientes síntomas: 

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Insomnio
  • Falta de concentración
  • Aumento del apetito
  • Entre otros.

Complicaciones cardiovasculares

La cocaína también ocasiona serias complicaciones cardiovasculares

  • Hipertensión arterial
  • Taquicardias
  • Arritmias ventriculares
  • Infartos agudos de miocardio
  • Accidentes cerebrovasculares.

Igualmente, pueden sobrevenir cuadros respiratorios como bronquitis, neumonías, edemas pulmonares o pérdida definitiva del olfato por los daños nasales (Jufer-Phipps et al., 2022).

Trastornos cerebrales y psiquiátricos

Basta con conocer los fatales efectos de la cocaína en el cerebro, para darse cuenta de las consecuencias negativas de esta droga en la salud mental. Los trastornos psiquiátricos más graves son:

  • Psicosis cocainómana
  • Delirios paranoides
  • Alucinaciones auditivas
  • Brotes maníacos.

Incluso es común que se produzcan convulsiones, hemorragias y derrames cerebrales por el incremento súbito de la presión intracraneal (Jufer-Phipps et al., 2022).

Deterioro social

Por último, la espiral adictiva de la cocaína suele venir acompañada de un deterioro social progresivo: abandono de obligaciones laborales y académicas, aislamiento de familiares y amigos, problemas económicos o legales, marginalidad, indigencia. (Vorspan et al., 2015).

El mito de otros efectos positivos de la cocaína

A lo largo del tiempo, han surgido diversos mitos sobre supuestos efectos positivos de la cocaína, como el aumento del rendimiento físico y mental, la mejora en la concentración y la productividad. Sin embargo, es importante destacar que estos supuestos beneficios son falsos y peligrosos.

La cocaína no tiene aplicaciones médicas legítimas y su uso fuera de un contexto controlado tiene graves consecuencias. La idea de utilizar la cocaína como medicamento es altamente peligrosa y no tiene fundamento científico.

Por todo lo anterior, queda claro que la cocaína adelgaza única y exclusivamente de forma artificial, pasajera y extremadamente peligrosa. Lo realmente importante es ponerle freno a la adicción y recuperar el bienestar perdido. Con ayuda especializada en cómo dejar la cocaína es posible encauzar nuevamente el rumbo vital. En el Instituto Europeo Alfi, estamos para ayudarte.

Referencias:

  • Jufer-Phipps, R. A., Levine, B., Fowler, D. N., Schissel, A., Ives, T. J., & Ventrone, C. (2022). Cocaine-Induced Cardiomyopathy and Cerebrovascular Accidents. Cureus, 14(1), e21252.

  • National Institute on Drug Abuse [NIDA] (2022). Cocaine Drug Facts

  • Vorspan, F., Mehtelli, W., Dupuy, G., Bloch, V., & Lépine, J. P. (2015). Anxiety and substance use disorders: co-occurrence and clinical issues. Current psychiatry reports, 17(2), 4.
5/5 - (1 voto)

Entradas recientes

SÍGUENOS

Universidades con las que colaboramos: