Logo header

Trastorno por atracón

trastorno por atracon

El trastorno por atracón es un problema alimentario que se caracteriza por el consumo excesivo y repetido de alimentos. Los pacientes con este trastorno por lo general tienen atracones que los lleva a comer mucho en poco tiempo.

Es importante saber si se está sufriendo de este problema, ya que permite adoptar a tiempo las estrategias adecuadas para salir del mismo. En las siguientes líneas veremos cómo identificar los signos y síntomas, así como las causas y su tratamiento.

¿Qué es el trastorno por atracón?

El trastorno por atracón, también conocido como trastorno BED (Binge Eating Disorder), consiste en la ingesta abundante y compulsiva de alimentos. Además, sin una actitud compensatoria, como los vómitos o la actividad física o deportiva intensa.

Es un trastorno de la conducta que se traduce por un hambre continúa con una compulsión en el acto de comer y en exceso. La persona ingiere una gran cantidad de alimentos durante las comidas, a menudo con un alto contenido de azúcares y grasas.

Se ve acompañada de una sensación de pérdida de control. La persona siente unas ganas incontroladas que le obligan a consumir cantidades de alimentos superiores a las normales. Además, con la sensación de no poder parar o ayudarse a sí misma.

Causas del trastorno por atracón

Existe una combinación de factores que trabajan juntos y hacen que las personas sean susceptibles de experimentar la aparición del trastorno por atracón. Algunos de ellos son:

  • Genético: Si bien aún no se ha identificado ningún gen específico que esté relacionado de forma directa, se ha demostrado que este es un trastorno que se presenta en familias.
  • Ambiental y psicológico: Los factores ambientales pueden desempeñar un papel importante al inicio y la continuación de los comportamientos de atracones. Las personas sujetas a críticas constantes o que han sufrido abuso o negligencia, pueden recurrir a la comida como un medio para encontrar consuelo. 

Esto se convierte en un problema porque empiezan a sentir que la comida es su único sentido de comodidad y empiezan el patrón destructivo de atracones.

Existen también otros posibles factores de riesgo:

  • Antecedentes personales de depresión u otra afección de salud mental.
  • Antecedentes familiares de trastornos alimentarios u otras afecciones de salud mental.
  • Baja autoestima.
  • Falta de habilidades de afrontamiento saludables.
  • Falta de una red de apoyo.
  • Discordia familiar o de relación generalizada.

Síntomas del trastorno por atracón

Si bien los síntomas y signos específicos que muestra una persona con trastorno por atracón pueden variar, los más comunes son:

  • Comer cantidades excesivas de alimentos, a pesar de no tener hambre.
  • Esconder comida o envoltorios de comida.
  • Comer aparte y en solitario como resultado de sentirse avergonzado por el exceso de comida que se ingiere.
  • Aislarse de los amigos y hasta de la propia familia.
  • Presentar problemas cardiovasculares.
  • Sensación de fatiga, dificultad para caminar o hacer cualquier actividad física.
  • Ataques de pánico.
  • Cambios de humor, irritabilidad, ansiedad y depresión.
  • Sentimiento de angustia, vergüenza y culpa.

Diagnóstico de trastorno por atracón

El trastorno por atracón se diagnostica de acuerdo a los criterios descritos en el DSM-V (Manual de diagnóstico y estadísticas). En estos se incluyen:

  • Comer una cantidad de comida mayor a la típica en un corto período (2 horas).
  • Falta de control sobre la alimentación durante este período y sentir que no se puede dejar de comer.

Los episodios de atracón incluyen tres o más de los siguientes comportamientos:

  • Comer mucho más rápido de lo normal.
  • Comer grandes cantidades de comida aunque no tengas hambre.
  • Sentir culpa o disgusto después del episodio de atracón.
  • Angustia cuando se produce un atracón.
  • Cuando ocurre al menos una vez a la semana durante 3 meses.
  • Cuando no están asociados con conductas compensatorias no saludables (purgas).

Tratamiento del trastorno por atracón

El mejor tratamiento para el trastorno por atracón puede implicar tanto la psicoterapia como la medicación.

La terapia cognitiva conductual se usa para ayudar al paciente a identificar patrones de pensamiento negativos y comportamientos que han contribuido al trastorno. Este tipo de terapia se usa para ayudar a realizar los cambios de comportamiento necesarios para que el paciente pueda detener los atracones.

Los grupos de apoyo y la terapia familiar ayudan también al paciente a lidiar con los efectos que tiene el trastorno en las relaciones y la imagen de sí mismo.

Los medicamentos recetados con más frecuencia para el trastorno por atracón incluyen:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Esta sustancia puede estar implicada en el apetito.
  • Estimulantes, que producen supresión del apetito y reducen la cantidad de episodios de atracones.

Riesgos del trastorno por atracón

Los efectos del trastorno por atracón no tratado pueden ser duraderos y de largo alcance. Según la gravedad de los síntomas, los efectos varían de una persona a otra, pero pueden incluir los siguientes:

  • Problemas de salud irreversibles.
  • Desarrollo de obesidad.
  • Disminución de la calidad de vida en general.
  • Relaciones interpersonales significativas deterioradas, disfuncionales o inexistentes.
  • Problemas de ajuste del rol social.
  • Inicio de conductas autodestructivas.
  • Presencia de pensamientos y conductas suicidas.

Problemas relacionados con el BED

La falta de la nutrición adecuada necesaria para funcionar puede tener un coste físico y mental. Los atracones pueden causar malestar en el sistema digestivo, así como en el sistema cardiovascular. Esto puede ocasionar que se padezca de:

  • Cardiopatía.
  • Hipertensión.
  • Colesterol alto.

Todos estos efectos pueden causar ciertos resultados negativos: Ataques cardíacos, embolias pulmonares, aneurismas y accidentes cerebrovasculares. Además de los efectos físicos, también hay efectos mentales y emocionales a tener en cuenta. Cuidar tu salud mental y emocional es tan importante como cuidar tu salud física.

Cómo ayudar a una persona que padece trastorno por atracón

Ayudar a alguien con trastorno por atracón implica ser compasivo y comprensivo. Incluso, si no se puede comprender completamente lo que está experimentando la persona.

Hacerle saber a la persona que se está ahí para escucharla y no juzgarla. También es importante evitar hacer comentarios sobre lo que comen o cómo comen, o decirles que prueben una determinada dieta o programa de ejercicios.

Se recomienda evitar dar consejos, más bien, es mejor escuchar y validar los sentimientos. También puede ser útil investigar el trastorno para comprenderlo mejor.

Aquí te dejamos algunas cosas a tener en cuenta al ayudar a alguien con trastorno por atracón:

  • Ser empático y expresar cariño y apoyo.
  • Ser honesto acerca de las propias luchas para comprender.
  • Reconocer que no existe una solución o cura rápida y fácil.
  • Escuchar y validar sus sentimientos.
  • Ser paciente y al mismo tiempo conocer sus propios límites.
  • No usar la vergüenza o la culpa para convencerlos de que coman o cambien su comportamiento.
  • No hacer comentarios críticos o crueles sobre su forma de comer.
4.8/5 - (5 votos)

Entradas recientes

SÍGUENOS