Logo header

Adicciones a sustancias 

Mano inerte de un adicto a sustancias

La adicción a sustancias es un trastorno crónico y recurrente que se caracteriza por la pérdida de control sobre el consumo, la dependencia psicológica y física, y la aparición de síntomas de abstinencia cuando se deja de consumir.

¿Qué tienen en común el alcohol, la cocaína, la marihuana, las benzodiacepinas, los opiáceos y la heroína? Todas estas sustancias pueden provocar una adicción que afecta negativamente a la salud física, mental y social de las personas que las consumen. 

En este post, te explicaremos cuáles son las adicciones a sustancias más comunes, sus causas y las consecuencias devastadoras para la vida del adicto. Además, descubrirás cómo superar las adicciones a sustancias de la mano del Instituto Europeo Alfi: un centro de desintoxicación en Madrid de excelencia. ¡Sigue leyendo! 

¿Qué es la adicción a sustancias? 

La adicción a sustancias es un trastorno mental que se caracteriza por el uso compulsivo y repetido de una o más sustancias que alteran el funcionamiento normal del cerebro y el cuerpo. Esto trae consecuencias negativas para la salud física, mental, social y laboral de la persona. 

Cuando hablamos de este tipo de adicciones, debemos entender que se trata de una enfermedad que altera el funcionamiento normal del cerebro y que genera una serie de cambios conductuales, cognitivos y emocionales del adicto, que manifiestan: 

  • Compulsión por consumir la sustancia.
  • Tolerancia cada vez mayor, que requiere de dosis más altas para obtener el mismo efecto.
  • Abstinencia, que produce malestar físico y psicológico cuando se interrumpe el consumo. 

¿Cuáles son las causas y factores de riesgo de la adicción a sustancias? 

La adicción a sustancias, que no comprende únicamente la adicción a las drogas, es un trastorno multicausal; ya que son diversos los factores que intervienen para que se desarrolle en una persona. Estos dependen de la interacción de diversas circunstancias biológicas, psicológicas, sociales y ambientales. Algunos de los factores de riesgo que pueden favorecer la aparición de una adicción son: 

Factores genéticos 

Se ha comprobado científicamente que existe una predisposición genética a la adicción a sustancias, que puede influir en la sensibilidad, la respuesta y la tolerancia a las mismas. Sin embargo, esto no significa que la adicción sea inevitable, sino que además depende de otros factores que interactúan con la genética. 

Factores psicológicos 

Algunos trastornos mentales, pueden ser utilizados como una forma de automedicación o de escape de la realidad. Estos trastornos pueden ser: 

  • La depresión.
  • La ansiedad.
  • El trastorno bipolar.
  • El trastorno de déficit de atención.
  • Hiperactividad. 

Asimismo, existen algunos rasgos de la personalidad que también pueden favorecer el consumo de sustancias, tales como: 

  • La impulsividad.
  • La baja autoestima.
  • La búsqueda de sensaciones.
  • La dificultad para afrontar el estrés y gestionar las emociones. 

Factores sociales 

El entorno social en el que se desenvuelve una persona puede tener una gran influencia en su conducta y sus decisiones. Aquí podemos mencionar: 

  • La presión de grupo.
  • La disponibilidad y el acceso a las sustancias.
  • La falta de contención familiar.
  • La marginación social y la pobreza.
  • Los entornos de violencia. o la violencia, son algunos de los factores sociales que pueden incrementar el riesgo de adicción a sustancias. 

Tipos de adicciones a sustancias y sus consecuencias 

Existen diferentes tipos de adicciones a sustancias, según la naturaleza y los efectos de las mismas. Algunas de las más comunes son: 

Adicción a la cocaína

La cocaína es una droga estimulante del sistema nervioso central, que produce un aumento de la energía, la euforia, la confianza y la sociabilidad. La adicción a la cocaína adicción a la cocaína provoca una intensa ansiedad, paranoia, irritabilidad y agresividad. Su consumo genera una fuerte adicción psicológica, así como daños en el corazón, los pulmones, el cerebro y la nariz. 

Adicción al alcohol

El alcohol es una sustancia depresora del sistema nervioso central, que produce una disminución de la actividad cerebral, alterando la percepción, el juicio, la memoria y el autocontrol. El consumo excesivo y prolongado de alcohol puede causar dependencia física y psicológica, así como graves daños en el hígado, el corazón, el cerebro y otros órganos vitales. Si quieres saber más sobre el alcoholismo, sus síntomas y tratamientos, puedes ingresar a nuestro artículo de adicción al alcohol.

Adicción a la marihuana o cannabis

La marihuana o cannabis es una sustancia que tiene efectos tanto depresores como estimulantes del sistema nervioso central, dependiendo de la dosis y la persona que la consume. A su vez, produce una sensación de relajación, bienestar, creatividad y distorsión de la realidad.

Sin embargo, también puede causar ansiedad, pánico, alucinaciones, pérdida de memoria y dificultad para concentrarse. La adicción a la marihuana o cannabis se manifiesta a través de una dependencia psicológica, así como en problemas respiratorios, cardiovasculares y cognitivos.

Adicción a las benzodiacepinas

Las benzodiacepinas son un grupo de fármacos que se utilizan para tratar la ansiedad, el insomnio, las convulsiones y otros trastornos. Actúan como sedantes del sistema nervioso central, produciendo una relajación muscular, una disminución de la tensión y una mejora del sueño.

No obstante, el uso indebido o prolongado de estas drogas puede generar una dependencia física y psicológica, así como efectos secundarios como somnolencia, confusión, depresión y deterioro cognitivo. La  adicción a las benzodiacepinas requiere de un tratamiento especial, que al igual que otras adicciones, debe comenzar con un proceso de desintoxicación.

Adicción a los opiáceos

Los opiáceos son un grupo de sustancias que se derivan del opio, una sustancia que se extrae de la planta de la amapola. Se utilizan como analgésicos para aliviar el dolor, pero también tienen efectos euforizantes y relajantes.

El consumo de esta sustancia puede provocar una rápida adicción física y psicológica, así como una tolerancia que obliga a aumentar la dosis para obtener el mismo efecto. Asimismo, la adicción a los opiáceos puede llegar a causar una grave depresión respiratoria, así como daños severos en el hígado, los riñones y el sistema inmunológico. 

Adicción a la heroína

La heroína es una sustancia que se obtiene a partir de la morfina, un opiáceo natural. Se puede consumir por vía intravenosa, inhalada o fumada, y produce un intenso placer, seguido de una sensación de calma y somnolencia.

La adicción a la heroína es muy peligrosa, ya que genera una fuerte dependencia física y psicológica. La heroína puede provocar una sobredosis que puede ser fatal, además de infecciones, enfermedades y daños en el cerebro, el corazón y los pulmones.

Nuestro tratamiento de la adicción a sustancias 

adicciones a sustancias

La adicción a sustancias es una enfermedad que tiene solución, siempre y cuando se cuente con el apoyo y la orientación adecuados. En el Instituto Europeo Alfi, ofrecemos un tratamiento de la adicción a sustancias individualizado, adaptado a las características y necesidades de cada persona. A su vez, es integral, ya que abarca todos los aspectos de la enfermedad: tanto el aspecto físico como el psicológico y el social.  

Los principales componentes de nuestro tratamiento de la adicción a sustancias son: 

Desintoxicación 

Es el proceso por el que se elimina la sustancia del organismo, reduciendo o eliminando los síntomas de abstinencia que se producen al dejar de consumir. La desintoxicación debe realizarse bajo supervisión médica, ya que puede requerir de medicación para controlar los efectos adversos y evitar complicaciones. Esta instancia es esencial, pero no suficiente, para superar la adicción a sustancias. 

Deshabituación y reinserción  

Aquí modifica la conducta de consumo, evitando las recaídas y consolidando la abstinencia. La deshabituación se basa en el uso de técnicas psicológicas, como la terapia cognitivo-conductual, la terapia de aceptación y compromiso, la terapia motivacional, etc.  

Estas técnicas terapéuticas ayudan a la persona a identificar y modificar los pensamientos, las emociones y los hábitos que le impulsan a consumir, así como a desarrollar estrategias de afrontamiento, habilidades sociales y planes de prevención de recaídas. 

Rehabilitación 

Es el proceso por el que se restaura el funcionamiento normal de la persona, mejorando su salud física, mental y social. La rehabilitación implica el uso de recursos terapéuticos, educativos, laborales y comunitarios, que facilitan la recuperación y la reinserción de la persona. Esta fase incluye el seguimiento y el apoyo continuo de la persona, así como el involucramiento de su entorno familiar y social. 

En el Instituto Europeo Alfi, contamos con un equipo de profesionales especializados en el tratamiento de las adicciones a sustancias, que ofrecen una atención integral y personalizada a cada paciente. Nuestro centro de adicciones dispone de las instalaciones y los medios necesarios para garantizar la seguridad, la comodidad y la eficacia del tratamiento.  

Si tú o alguien de tu entorno sufre de adicción a sustancias, no dudes en contactar con nosotros. Estamos aquí para ayudarte a recuperar tu vida y la de tus seres queridos. 




5/5 - (1 voto)

Entradas recientes

SÍGUENOS