Adicción videojuegos

adicción videojuegos
Rate this post

El mundo de las adicciones va más allá del abuso de sustancias nocivas para el organismo como el alcohol u otras drogas. También es posible desarrollar adicciones a partir de un comportamiento cotidiano compulsivo. A continuación, se detalla en qué consiste uno de estos procesos de dependencia, la adicción a los videojuegos, y de qué manera puede llegar a afectar a la vida de  quienes lo padecen. 

Qué es la adicción a los videojuegos

La adicción a los videojuegos es un patrón de comportamiento y pensamiento por el que la calidad de vida y la autonomía de la persona se ve limitada  por la necesidad constante de jugar. Generalmente, esta dependencia no solo se plasma en el hecho de tener ganas intensas de jugar en cualquier momento, también genera problemas a la hora de finalizar una partida. 

La Organización Mundial de la Salud ha incluido recientemente la adicción a los videojuegos entre sus enfermedades reconocidas. No obstante, la APA (Asociación Americana de Psiquiatría) no la reconoce como un trastorno independiente, ya que esta patología suele estar relacionada con síntomas de otros problemas mentales como son la ansiedad o depresión. 

Los videojuegos están diseñados exactamente para ser adictivos. Los diseñadores siempre buscan formas de conseguir enganchar a sus jugadores. Para ello, hacen que los videojuegos sean lo suficientemente complejos como para que el jugador vuelva a por más dosis de adrenalina, pero no tan difíciles como para rendirse. 

Ciertamente, los videojuegos son la combinación perfecta para generar una adicción. Se componen de elementos novedosos, estimulaciones sensoriales atractivas, planificación exhaustiva, compromiso y constante oportunidad de éxito, sin duda, un conjunto de componentes que pueden ser extremadamente gratificantes para cualquier persona. Los videojuegos activan el sistema de recompensa del cerebro liberando dopamina y otros neurotransmisores. Esta naturaleza gratificante que generan los videojuegos puede acabar desarrollando un comportamiento abusivo y adicto. 

Hay dos tipos de adicciones a los videojuegos: adicción individual o multijugador. La adicción a los videojuegos individuales suele estar relacionada con la superación personal y la gestión de las frustraciones. Sin embargo, la adicción multijugador se vincula a la falta de protagonismo y la dificultad para comunicarse en la vida real. Los jugadores que se vuelven adictos a los videojuegos de multijugador suelen jugar con otros individuos en línea para evadirse de la realidad. En esta comunidad online se sienten protegidos y arropados. 

Signos de la adicción a los videojuegos

La OMS ha diseñado un listado de los principales síntomas que presenta un adicto a los videojuegos. No obstante, no hace falta presentar todos los signos para tener un problema de adicción a los videojuegos. Asimismo, la presencia de un solo síntoma no implica que alguien tenga este tipo de adicción relacionada a la dependencia con el ocio electrónico.  

Recalcados estos datos, los principales signos para detectar una adicción a los videojuegos son: 

  • Pensamiento abusivo sobre el videojuego, fantasear constantemente sobre partidas o recordar las que ya se han jugado. 
  • Falta de comunicación con el exterior, consecuencia del aislamiento físico y mental. 
  • Tendencia a jugar durante más de 4 horas, eclipsando otras tareas cotidianas. 
  • Impaciencia por volver a jugar. 
  • Estallidos de ira si la partida termina al margen de su voluntad. 
  • Desatención de las relaciones afectivas, familiares o sociales.
  • Continuar jugando a pesar de los efectos negativos físicos que dicha persona puede desarrollar, como es la irritación ocular, dolor de cabeza, espalda, síndrome del túnel carpiano, etc. 
 

Estos síntomas son muy comunes en las adicciones a sustancias psicoactivas y otras adicciones comportamentales como la adicción al sexo o las compras.

adiccion videojuegos consecuencias

Causas principales de la adicción

Como ocurre en otras adicciones y trastornos psicológicos, no existe una sola causa para generar una adicción a los videojuegos, sino una combinación entre sí. Es el terapeuta quien debe examinar cada caso concreto y determinar el contexto. Sin embargo, existen varias causas generales: 

  • Hábitos de vida solitarios. 
  • Problemas en el ámbito familiar, social, educacional o laboral. 
  • Propensiones genéticas a las dinámicas adictivas. 
  • Un único círculo social que también juega constantemente a los videojuegos. 
  • Participación en entornos competitivos. 
  • Baja tolerancia a la frustración. 
  • Depresión. 
  • Creencia a la superioridad. 

Consecuencias 

Aunque la mayoría de síntomas derivados suelen tener efectos a corto plazo, algunas consecuencias son más graves a largo plazo. La fatiga y la mala alimentación podrían ser dos consecuencias de la adicción a los videojuegos que pueden provocar graves problemas de salud. Asimismo, quienes se aíslan del entorno real pueden perder relaciones con amigos, familia, trabajos, etc. 

Otro efecto a largo plazo son las posibles consecuencias financieras, académicas y profesionales. Algunos videojuegos pueden ser muy caros y también pueden consumir excesivo tiempo, para ello, los adictos dejan a un lado los estudios o trabajos, perdiendo posibilidades futuras. 

Consejos para prevenir la adicción

Como cualquier otra adicción, la única forma de estar absolutamente seguro de no caer en la adicción a los videojuegos es evitarlos. No obstante, como cualquier vida mentalmente saludable, los videojuegos pueden ser un lugar de recreo inofensivos. Por esta razón, mantener una prevención y controlar algunas medidas pueden ser la solución para evitar una adicción. 

Algunos consejos para evitar desasrollar la adicción a los videojuegos: 

  • Intentar no jugar todos los días. 
  • Limitar la duración de la sesión. 
  • Responder a los estímulos externos durante la partida.
  • Mantener los dispositivos electrónicos fuera del alcance del jugador durante  el estudio, el trabajo o reuniones sociales. 

Tratamiento de la adicción a los videojuegos

Para controlar la adicción lo mejor es asistir a un especialista, esta siempre debe ser la primera opción cuando se detectan los primeros signos. La intervención psicológica se centra en ayudar a los individuos a controlar sus pensamientos y conductas, para conseguir que no vuelva el abuso. 

En el Instituto Europeo Alfi disponemos de psicoterapia contra la adicción a los videojuegos. Si nuestros especialistas consideran que la adicción es aguda, por lo general, suelen recomendar internar durante un período relativo de tiempo en nuestro centro de ingresos, situado en el centro de Madrid.  También disponemos de un piso terapéutico para las fases más avanzadas del tratamiento y un centro de día para fortalecer la recuperación con terapias individuales o grupales. 

Con la ayuda de profesionales cualificados el adicto encuentra nuevas aficiones satisfactorias y significativas. Además, consigue socializar más y con otros entornos que no están ligados a los videojuegos. Si necesitas ayuda en el Instituto Europeo Alfi contamos con todos los tratamientos necesarios para coger el control de tu vida y recuperar tu mente. Contáctanos. 

Abrir chat
Contáctanos si deseas más información