Logo header

Adicción al sexo: qué es y cómo saber si la tienes

Tratamiento Adicción Sexo

La adicción al sexo (o hipersexualidad) varía según el individuo. Algunos comportamientos pueden ser normales para algunas personas y adictivos para otras. Además, es importante tener en cuenta los factores orgánicos involucrados, aspectos psicológicos y sociales, así como el historial clínico del paciente. 

Quienes sufren de esta adicción establecen una relación patológica con el sexo. Se convierten en adictos al acto sexual o a sus distintas manifestaciones. El sexo se vuelve más importante que la familia, los amigos y el trabajo. Al igual que sucede con los efectos de las drogas, es capaz de alterar el estado de ánimo y afectar la vida cotidiana, por lo que acudir a un centro para la adicción al sexo se convierte en una urgencia.

Lo más recomendable es que un profesional en la salud mental realice un diagnóstico para determinar si el paciente sufre o no el padecimiento. No obstante, hay algunos síntomas bastante notorios que pueden ser signos de alerta. En estos casos, se pueden tomar algunas medidas para controlar los impulsos e ir al médico para un tratamiento completo.  

¿Qué es la adicción al sexo?

Para la psicología, esta es una forma de conducta sexual compulsiva. Se produce cuando el deseo de experimentar la sexualidad (que es una manifestación natural) se convierte en una actividad desenfrenada. Se caracteriza por un trastorno del control de los impulsos sexuales que provoca un aumento irreprimible del deseo. 

Además de la incontrolabilidad del deseo, el paciente siente incapacidad de elegir si detenerse o continuar con una determinada conducta. Esto afecta sus relaciones de pareja, la capacidad de experimentar placer y otros aspectos de su vida diaria. 

Aunque antes se creía que existían variables entre hombres y mujeres, las variaciones tienen que ver más con aspectos de la personalidad del individuo

Las conductas típicas de la adicción sexual también pueden estar presentes en la infancia. De hecho, la hipersexualidad en los niños se manifiesta con una sexualidad discordante con la edad y el nivel de maduración del niño. Aunque actualmente se siguen realizando estudios de campo, la hipersexualidad forma parte de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10).

¿Cómo saber cuando padeces adicción al sexo?

Generalmente, los pacientes desarrollan algunos patrones comunes. Por ejemplo, la pérdida de control y la perpetuación del comportamiento aunque lo reconozca como algo negativo. 

Es decir, el paciente empieza a darse cuenta de que los pensamientos sexuales son invasivos y que la consumación del acto se vuelve necesaria. Aún así no puede detenerse o le genera síntomas como estrés o ansiedad.   

Sin embargo, la búsqueda exacerbada del sexo también puede ser síntoma de otros patrones psicológicos. Por ejemplo, baja autoestima, carencia afectiva, narcisismo, etc. Por esta razón, es importante realizar un diagnóstico psicológico y determinar si el paciente sufre o no de hipersexualidad. 

Entre los comportamientos más comunes de las personas adictas al sexo se pueden encontrar: 

  • Fantasías sexuales recurrentes en momentos aleatorios del día (a la hora de comer, durante el trabajo, al irse a dormir). 
  • Masturbación excesiva. En estos casos, se genera ansiedad de masturbarse diariamente y después del orgasmo, se siente una liberación de tensión.
  • Los impulsos sexuales aparecen en momentos de tensión, ya sea por problemas laborales, crisis de pareja, etc. 
  • El paciente siente deseo por tener relaciones sexuales con cualquier persona que le parezca atractiva. En efecto, es normal sentir atracción o admirar el físico de alguien, pero implicar el cortejo o intentar aproximarse de forma sexual con muchas personas puede ser un síntoma. 
  • Al paciente no le importan los problemas o peligros que pueda tener la consumación del deseo. Por ejemplo, la posibilidad de contraer alguna infección de transmisión sexual, pérdida de relaciones afectivas, problemas en el trabajo, implicaciones económicas, etc.    

Algunos de estos escenarios pueden aparecer esporádicamente en la vida de las personas. No obstante, con la hipersexualidad son comportamientos y situaciones recurrentes y que comprometen el tiempo y atención del paciente.

Causas de adicción al sexo y tratamiento

Causas de la adicción al sexo

El campo de estudio en la hipersexualidad es bastante reciente, pero con avances considerables que permiten conocer un poco más sobre sus causas. En primer lugar, la educación sexual inadecuada y los episodios traumáticos sexuales son de los factores que más provocan el desarrollo de la adicción al sexo. 

Además, otras de las causas posibles pueden ser: 

  • Problemas de autoestima
  • Desequilibrios en algunas sustancias naturales en el cerebro, como la dopamina y la norepinefrina.
  • Traumas relacionados con el entorno cultural y religioso. 
  • Problemas de ansiedad, depresión o trastornos de personalidad como la bipolaridad y el déficit de atención. 
  • Algunos trastornos cerebrales (o incluso tratamientos psiquiátricos/neurológicos) pueden afectar partes del cerebro que controlan la conducta sexual.  

Cómo es el tratamiento para la adicción al sexo

Si una persona sospecha que tiene una conducta sexual compulsiva o ya se le ha diagnosticado, puede acudir a un centro de desintoxicación de adicciones o intentar con distintos tratamientos. Esto depende de su grado de adicción, su entorno, así como las causas y consecuencias individuales de su hipersexualidad.   

Psicoterapia

La terapia cognitivo – conductual ha demostrado ser una de las opciones terapéuticas más eficaces para este tratamiento. Se centra en las emociones y los eventos que desencadenan. Además, le ayudan al paciente a identificar formas alternativas y más saludables de manejar los impulsos y situaciones difíciles.

Medicamentos

Según la patología del paciente, se pueden usar algunos fármacos especiales. De hecho, son muy similares a los que se usan en el tratamiento de otro tipo de adicciones (antidepresivos, estabilizadores, naltrexona, etc.). Estos medicamentos actúan sobre las sustancias químicas del cerebro que afectan en los mecanismos de recompensa y el control de los impulsos. 

Grupos de ayuda

Esta es otra de las mejores alternativas en tratamiento adiccion sexo. Le proporciona al paciente un entorno seguro en el que puede comunicar su problema, recibir información y conocer casos similares al suyo. Esto puede ser una base efectiva para superar la hipersexualidad de forma progresiva. 

Además, estos tratamientos se pueden combinar con mejores hábitos de vida, como encontrar hobbies sanos, mejorar la relación con la familia, comer y dormir bien, etc.

Lo más recomendable es contar con ayuda profesional para definir un camino más claro y efectivo en el tratamiento. Solo así el paciente podrá recobrar su tranquilidad y dejar esta adicción como un capítulo superado en su vida. 

5/5 - (5 votos)

Entradas recientes

SÍGUENOS