Logo header

Adicción a las benzodiacepinas

adiccion a las benzodiacepinas

Existe una amplia variedad de fármacos psicotrópicos, vinculados a la salud mental, que generan efectos sedantes o hipnóticos capaces de desarrollar una dependencia psicológica. Uno de los fármacos más conocidos y prescritos son las benzodiacepinas, muy utilizadas para calmar graves signos derivados de la ansiedad. 

Las benzodiacepinas tienen diferentes efectos sobre el sistema nervioso central, es un fármaco sedante, miorrelajante, amnésico y anti convulsiones. Este fármaco se comercializa desde finales de los años 50 y su uso se extendió desde entonces. No solo es un gran aliado contra la ansiedad, también beneficia a los pacientes que sufren insomnio, epilepsia, abstinencia alcohólica y espasmos musculares. 

Desde hace unos años diferentes Agencias del Medicamento y otros organismos de control sanitario alertan sobre los problemas derivados del consumo continuado de benzodiacepinas. Los profesionales advierten sobre la necesidad de realizar un tratamiento con una duración limitada, ya que su uso prolongado puede derivar en otras dolencias. A pesar de las continuas advertencias, según algunos estudios psicológicos, un gran número de la población mundial hace un mal uso de este fármaco. 

En qué consiste la adicción a las benzodiacepinas

Generalmente, la adicción a las benzodiacepinas aparece cuando no se siguen correctamente las pautas médicas indicadas en el tratamiento profesional. De este modo, el tratamiento acaba convirtiendo la solución en un grave problema. El problema añadido es que muchos pacientes que tienen este problema, no son conscientes de la adicción al tratarse de una sustancia legal y aportada por centros de salud. 

Aunque las benzodiacepinas son medicamentos, pueden ser igual de perjudiciales que otras sustancias adictivas. Su estructura química potencia el efecto del GABA, un neurotransmisor relacionado con la calma. El efecto GABA reduce la actividad de ciertas células del cerebro y calma la excitación neural. Por tanto, el consumo excesivo de benzodiacepinas puede potenciar la sedación neural.  

Unos de los principales efectos derivados del consumo excesivo de benzodiacepinas es el aumento de ansiedad e irritabilidad. También pueden generar problemas de memoria, somnolencia, disminución del apetito sexual, vértigo o malestar general, entre otros. 

Tipos de benzodiacepinas

Las benzodiacepinas se pueden clasificar, según para lo que sean creadas: 

  1. Neurolépticos o tranquilizantes: sirven para combatir las conductas psicóticas, como la esquizofrenia, procesos maníacos o la depresión. 
  2. Ansiolíticos o tranquilizantes menores: utilizadas para controlar conductas y comportamiento neuróticos. 
  3. Somníferos o sedantes: combaten trastornos funcionales y el insomnio. Reduce la ansiedad y otros trastornos nerviosos, emocionales o afectivos. 

Efectos de estos medicamentos

Según la duración de los efectos de las benzodiacepinas se pueden clasificar de diferentes formas: 

  • Duración prolongada cuando sus efectos duran más de 24 horas, como es el caso del diazepam, flunitrazepam o clobazam. 
  • Duración intermedia entre 6 y 24 horas, por ejemplo: lorazepam, oxazepam, alprazolam y bromazepam. 
  • Duración breve menos de 6 horas, midazolam y triazolam. 
 

Cabe destacar que la durabilidad del fármaco depende de la edad, el sexo y la función háptica de cada persona. Por lo general, no se recomienda prolongar en exceso el tiempo de consumo de estos medicamentos. Algunos de los efectos que puede generar el consumo prolongado de benzodiacepinas, son: 

  • Confusión metal.
  • Trastornos del habla.
  • Somnolencia.
  • Euforia.
  • Presión arterial baja.
  • Respiración lenta.
  • Falta de energía.
 

Los pacientes que abusan de las benzodiacepinas tienen dificultades para soportar problemas y situaciones frustrantes o emocionalmente difíciles sin medicación.

adiccion benzodiacepinas causas consecuencias

Señales de la adicción a las benzodiacepinas

Las personas que son adictas a las benzodiacepinas pueden experimentar el deseo del consumo prolongado. Además suelen cambiar su forma de actuar ante problemas de la vida cotidiana, generando los siguientes conflictos: 

  • Conflictos familiares. 
  • Entrar en situaciones peligrosas. 
  • Problemas financieros. 
  • Aislamiento social. 
  • Pérdida de interés por lo cotidianamente importante.
 

El consumidor habitual con el tiempo va a necesitar más dosis de benzodiacepinas para producir los efectos de calma y sosiego que busca. Esto se conoce como tolerancia ante la droga. 

Cómo dejar las benzodiacepinas

Son muchas las variables que entran en juego para determinar si una persona es adicta a las benzodiacepinas. Lo ideal es consultar a un especialista en adicciones, para que bajo una opinión experta determine el grado de la adicción y el tipo de ayuda necesaria. No obstante, a continuación aportamos algunos consejos sobre cómo dejar las benzodiacepinas. 

  1. Lo principal es hablar con un médico, es fundamental controlar el estado del paciente para planear la deshabituación al consumo de benzodiacepinas. 
  2. Informar al efecto sobre los beneficios de dejar estos fármacos.
  3. Reducir el consumo gradualmente.
  4. Practicar ejercicio físico y actividades saludables para mejorar el estado mental y emocional. 
  5. Aplicar cambios relacionados con el origen al consumo de estos fármacos. 

Tratamiento de adicción a las benzodiacepinas

El tratamiento contra el abuso de BZD comienza por la desintoxicación con medicación y sigue por la deshabituación, es un proceso complicado, ya que el paciente puede sufrir malestar con el síndrome de abstinencia. Los síndrome de abstinencia pueden generar: 

  • Excitación.
  • Ansiedad.
  • Dolores físicos
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Diarreas y vómitos.
  • Problemas de memoria y aumento del riesgo de demencia.
 

En el Instituto Europeo Alfi disponemos de varias terapias para que el paciente pueda recuperar su vida. Disponemos de un centro de ingresos con asistencia médica y terapéutica las 24 horas del día. El centro se encuentra ubicado en pleno centro de la ciudad de Madrid rodeado de conexiones a través de trenes, autobuses y metro. Contamos con habitaciones individuales y compartidas, instalaciones deportivas, terrazas, espacios comunes, etc. 

En una fase más avanzada del tratamiento, el paciente con adicción a las benzodiacepinas puede acceder a nuestro piso terapéutico monitorizado, donde deberá afrontar diferentes estímulos cotidianos. 

En el Instituto Europeo Alfi contamos con un centro de día en el que podemos realizar diferentes terapias y actividades para fortalecer el proceso de recuperación. Estas terapias pueden ser grupales o individuales. Si el paciente decide acceder a una asistencia privada, nuestros profesionales le garantizan la máxima intimidad. No obstante, si decide apostar por las terapias grupales, podrá trabajar sus debilidades y fortalezas con otros pacientes. 

En el Instituto Europeo Alfi diseñamos tratamientos personalizados y multidisciplinares. Queremos que nuestros pacientes recuperen su vida. 

 

¿Necesitas Ayuda?

4.7/5 - (4 votos)

Entradas recientes

SÍGUENOS