Logo header

¿Qué es la alcohorexia?

Alcohorexia

La alcohorexia o ebriorexia es un trastorno que aumenta cada día entre los jóvenes. Está relacionada con un desorden de la conducta alimentaria que conlleva a las personas a sustituir la comida por el consumo de bebidas alcohólicas. En este caso, el propósito es bajar de peso.

Algunos especialistas han relacionado la alcohorexia con la anorexia. Igualmente, las personas que la padecen presentan dificultades para integrarse socialmente cuando no consiguen bajar de peso. Además, presentan un deterioro general de su salud y sufren muchas consecuencias negativas en su vida.

Desde el punto de vista médico, no es una condición aceptada, por lo que no existe un tratamiento estándar para la alcohorexia. No obstante, es importante explicar sus causas, riesgos y recomendaciones en caso de sufrir este trastorno.

Causas de la alcohorexia

Este trastorno es causado por una conducta dual que desencadena problemas alimenticios y una ingesta excesiva de bebidas alcohólicas. Por lo general, este problema alimentario tiene un origen multicausal. Surge por la sobrevaloración de los estereotipos de belleza que persiguen delgadez y perfección en la apariencia física.

En muchos casos, se puede producir la alcohorexia por un rechazo vinculado a la apariencia física. También puede surgir como un mecanismo de defensa ante algún hecho o acontecimientos que haya vivido el afectado. Por ejemplo, experiencias traumáticas, abusos o agresiones sexuales, la muerte de un ser querido, situaciones de estrés o caóticas.

La principal preocupación de estas personas es controlar la apariencia física y mantener un determinado peso, el cual no siempre es el ideal. en realidad, está relacionado a problemas de inseguridad y baja autoestima.

Riesgos de la alcoherexia

Uno de los principales riesgos de este trastorno es un coma etílico que puede provocar la muerte. Por supuesto, hay otros padecimientos que se pueden desencadenar con la alcohorexia:

  • Deficiencia de vitaminas, minerales y nutrientes: Cuando no hay un consumo normal de alimentos se restringe el acceso a nutrientes esenciales para el cuerpo. Sobre todo, cuando el organismo metaboliza alcohol, exige un mayor número de vitaminas y minerales. Esto genera una deficiencia nutricional.
  • Aumento de comportamientos peligrosos: Hay mayor exposición a comportamientos sociales peligrosos y a la mala toma de decisiones. Habrá una mayor propensión al consumo de drogas, sexo sin protección o conductas que generan consecuencias graves para las personas.
  • Impide la recuperación muscular: Es aún peor para las personas que hacen ejercicio antes de beber alcohol para compensar la carga calórica. De esta manera se inhibe la síntesis de proteínas y se ralentiza la reparación muscular. Esto impide la recuperación de los músculos.

También se pueden generar alteraciones en la memoria, trastornos del ritmo cardíaco y daños en el hígado, como hepatomegalia, cirrosis e hígado graso.

Consecuencias de la alcohorexia

Son múltiples los daños que una persona puede ocasionar a su organismo con un trastorno de este tipo. Sobre todo, cuando se consumen bebidas alcohólicas con el estómago vacío. 

Esta acción puede incrementar el riesgo de intoxicación etílica y conducir a consecuencias graves. Por ejemplo, daños cerebrales, deficiencias nutricionales y daños en distintos órganos del cuerpo. Asimismo, el deterioro cognitivo y las lesiones corporales pueden ser provocadas por un estado de embriaguez.

Además, el alcohol en los jóvenes puede generar un efecto somnífero con episodios agresivos y depresivos. En cualquier caso, este trastorno va a ocasionar una alteración en la vida personal, académica o laboral del afectado.

Tratamiento de la alcohorexia

En primer lugar, se debe valorar el estado de salud de la persona para evaluar si está en una condición crítica o de urgencia. Asimismo, se debe considerar si es necesario un ingreso hospitalario para estabilizar la salud del paciente y evitar cualquier posible riesgo.

Después, es primordial trabajar las causas que realmente han originado el problema en la persona. La idea es desmontar las falsas creencias que han generado ese comportamiento disruptivo. También es importante tratar los problemas de ansiedad, estrés o depresión.

Para lograr resultados favorables es fundamental que el afectado quiera cambiar este comportamiento para practicar una intervención multidisciplinar. Debe tratar de forma directa el consumo excesivo de alcohol y la alteración alimenticia.

De igual manera, es importante la participación de un profesional de la psicología para acelerar la eliminación de este comportamiento. También son una opción los grupos de apoyo para personas que consumen alcohol en exceso o que tienen malas prácticas alimenticias. 



5/5 - (3 votos)

Entradas recientes

SÍGUENOS