Logo header

Signos de alcoholismo en la cara

signos de alcoholismo en la cara

A veces, los signos de alcoholismo o adicción son evidentes. Por ejemplo, cuando alguien bebe de forma constante o está intoxicado, está claro que está abusando del alcohol. Pero, ¿tiene un trastorno por consumo de alcohol?

Hay diferentes etapas de adicción y la dependencia puede darse de maneras diferentes en cada persona y presentarse con diversos síntomas físicos.

En las siguientes líneas explicaremos los principales signos de alcoholismo en la cara y cómo identificarlos.

¿Se puede saber si una persona es alcohólica mirándole a la cara?

El alcoholismo es una enfermedad grave y progresiva que afecta la mente, el cuerpo y la piel. El consumo crónico puede provocar varios problemas en la piel: Desde afecciones menores, como sequedad y enrojecimiento; hasta más graves como acné, eczema e incluso cáncer de piel.

A través de estos signos físicos es posible determinar si una persona padece un trastorno de alcoholismo.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y es fundamental para protegernos del medio ambiente. Pero cuando se daña por el alcohol, se vuelve más susceptible a infecciones, inflamaciones y otros problemas.

Principales signos de alcoholismo en la cara

A menudo, las personas alcohólicas pierden peso porque beben en lugar de comer. Sus ojos pueden estar inyectados en sangre. Los capilares rotos en las mejillas ligeramente enrojecidas, así como en la nariz. Además, pueden presentar un tinte amarillo en los ojos o la piel debido al daño hepático, y desarrollar temblores, a menudo en las manos.

El signo físico más obvio son los síntomas de abstinencia. Según la gravedad del consumo de alcohol, la abstinencia puede variar de leve a grave. Esto puede incluir insomnio, inquietud y mal humor.

La abstinencia severa puede causar convulsiones potencialmente mortales, la que siempre debe ser tratada por profesionales médicos. Los síntomas pueden incluir alucinaciones, temblores intensos, depresión, náuseas y vómitos, ansiedad intensa, sudoración y presión arterial alta.

Algunos de los otros signos físicos comunes en este trastorno son:

Enrojecimiento facial

Una de las primeras señales de abuso de las bebidas alcohólicas es un rostro constantemente rojo producto del ensanchamiento de los vasos sanguíneos (telangiectasia). Esto sucede como consecuencia de un fallo en el control de la vascularización en el cerebro producto del constante consumo de alcohol.

El enrojecimiento de la cara (o de otras partes del cuerpo, como el cuello o el torso) se produce como resultado del aumento del flujo sanguíneo localizado.

En algunos casos, este aumento se debe a cambios en el sistema nervioso autónomo o involuntario del cuerpo. En otros, se deriva de las acciones específicas de un químico o sustancia dentro del cuerpo.

Algunas personas afectadas por el enrojecimiento facial tienen graves problemas de salud asociados, mientras que otras no.

Infecciones cutáneas

Cuando se bebe, el efecto deshidratante del alcohol causa que la piel pierda líquidos y nutrientes que son vitales para mantener un aspecto saludable. Esto puede hacer que la piel luzca arrugada, opaca y gris, o también hinchada. La piel deshidratada también puede ser más propensa a algunas infecciones cutáneas, como eccemas.

El efecto del alcohol en el sistema inmunológico y la forma en que funciona el sistema circulatorio también afectan la piel.

Beber alcohol puede causar o empeorar la psoriasis (una afección que provoca piel escamosa), rosácea (enrojecimiento o sofocos en la cara), así como acné y cáncer de piel en casos más graves.

Piel amarilla

El abuso de alcohol está relacionado con la enfermedad hepática, que se refleja en la piel. Las personas con enfermedad hepática inducida por esta sustancia pueden tener la piel y los ojos amarillentos e ictéricos.

El color, conocido como ictericia, se debe a la bilirrubina, un producto degradado que se deriva de los glóbulos rojos.

El metabolismo de la bilirrubina se deteriora con la enfermedad hepática aguda y crónica. La ictericia disminuye a medida que mejora la función hepática.

Las arañas vasculares aparecen en todo el cuerpo. Incluso, más cuando el alcohol está involucrado en la enfermedad hepática inducida por infecciones y otros problemas.

La piel alrededor de los ojos, la boca y las piernas puede empezar a oscurecerse. La sequedad, la picazón y la hinchazón también son comunes.

Crecimiento de vello facial

El trastorno por consumo de sustancias alcohólicas puede afectar el crecimiento normal del vello facial y el cabello. Este problema puede alterar la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes necesarios.

Las proteínas, el cobre y el zinc son muy importantes en el crecimiento y la fuerza del vello. Por eso, se puede deteriorar si estos nutrientes no se absorben regularmente en el cuerpo.

Quienes consumen en exceso pueden no concentrarse en comer una comida nutritiva con regularidad. Esto causa una deficiencia en los nutrientes esenciales del cuerpo para fortalecer el vello.

El alcohol también interfiere en la absorción de los nutrientes al afectar el sistema digestivo.

Envejecimiento prematuro

El alcohol puede hacer que el organismo trabaje demasiado en una variedad de formas. Estimula la liberación de hormonas de estrés adicionales, lo que acelera el proceso de envejecimiento.

También afecta el funcionamiento adecuado del sistema digestivo, lo que dificulta la absorción de los nutrientes esenciales. Se incluyen vitaminas A, B, D y E y minerales, como calcio, magnesio, hierro, zinc, proteínas y carbohidratos.

Aquellos que beben con frecuencia se desnutren debido al bajo impacto general del alcohol en la nutrición. Esto reduce la capacidad del cuerpo para mantenerse, lo que hace que envejezca más rápidamente.

El rápido envejecimiento, por supuesto, tiene un gran impacto en su apariencia física y se presentan los siguientes rasgos:

  • Poros agrandados.
  • Manchas.
  • Aumento del enrojecimiento.
  • Hinchazón.
  • Sequedad.
  • Acné.
  • Arrugas y flacidez de la piel como resultado de una pérdida de flexibilidad.

Ojos rojos

Los ojos enrojecidos o inyectados en sangre pueden ser un efecto secundario de beber demasiado. El alcohol hace que los vasos sanguíneos de los ojos se hinchen y se vean rojos. Esta hinchazón también puede causar picazón e irritación en los ojos.

Cabello seco y débil

El alcohol afecta el cuero cabelludo al robarle los nutrientes cruciales para que el cabello crezca fuerte y saludable. Estos nutrientes incluyen zinc, cobre y proteínas.

El alcohol causa deshidratación y el cuerpo usa más de estas vitaminas y minerales para equilibrar el consumo de bebidas alcohólicas. Por eso, el cabello no puede obtener los nutrientes que necesita y terminará seco o quebradizo e incluso caerse.

¿Se ven también los resultados en la cara cuando una persona deja de ser alcohólica?

La abstinencia de alcohol puede ayudar a mejorar la salud general de la piel, pero puede que no sea la única solución. Algunos problemas de la piel pueden requerir tratamiento adicional, como cremas tópicas, medicamentos orales y fototerapia.

Además, los tratamientos especializados para problemas de la piel asociados con el alcoholismo dependerán de la condición específica.

Algunos centros de tratamiento pueden ofrecer programas especializados, como recuperación de trauma y tratamiento de diagnóstico dual para quienes luchan contra la adicción y las condiciones de salud mental.

La terapia y el asesoramiento pueden ayudar a las personas a comprender las causas subyacentes de su adicción. ayudan a desarrollar mecanismos de afrontamiento para lidiar con los desencadenantes y los antojos.

También puede ayudar a abordar cualquier problema emocional o psicológico no resuelto que pueda haber contribuido a la adicción.

 

4.8/5 - (5 votos)

Entradas recientes

SÍGUENOS