Logo header

Cocaína y alcohol: ¿es peligroso combinar su consumo?

Cocaína y alcohol

La combinación de cocaína y alcohol tiene graves consecuencias en la salud. La mezcla de ambas sustancias aumenta la toxicidad y provoca daño cardiovascular, hepático y mayor riesgo de problemas de salud. Por si fuera poco, aumenta la impulsividad y lleva a comportamientos peligrosos. 

Como centro de desintoxicación de la cocaína, sabemos la importancia que tiene abordar la dependencia de estas drogas con seriedad y profesionalismo. A continuación, te explicamos los efectos del consumo combinado de alcohol y cocaína, así como sus riesgos y caminos para salir de la adicción.  ¡Sigue leyendo!

Efectos de la cocaína mezclada con alcohol

La cocaína es un estimulante que acelera el sistema nervioso central, aumentando la actividad cerebral, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la temperatura corporal. El alcohol, por el contrario, es un depresor que ralentiza el sistema nervioso central, disminuyendo la actividad cerebral, la coordinación motora, el juicio y la percepción. Al mezclar estas dos sustancias, se produce un efecto contradictorio que confunde al organismo y altera su funcionamiento normal (Cocaína y alcohol: una mezcla explosiva, 2021).

Incremento del potencial tóxico

Uno de los efectos más importantes de esta combinación es la formación de una sustancia llamada “cocaetileno”, que se produce en el hígado al metabolizar ambas drogas. El cocaetileno es más potente y tóxico que la cocaína o el alcohol por separado, y tiene una vida media más larga. Esto significa que permanece más tiempo en el organismo, aumentando el riesgo de sobredosis y daños hepáticos. 

El cocaetileno también potencia los efectos eufóricos y estimulantes de la cocaína. Esto lleva a consumir con mayor cantidad y frecuencia, creando una mayor dependencia y tolerancia (Cocaína y alcohol: ¿qué le pasa a tu cuerpo cuando los mezclas?, 2020).

Los efectos más frecuentes

Los efectos más comunes de mezclar estas drogas son:

  • Aumento de la agresividad, la impulsividad y la violencia.
  • Disminución de la capacidad de concentración, la memoria y el aprendizaje.
  • Alteración del estado de ánimo, con episodios de depresión, ansiedad, irritabilidad y paranoia.
  • Alucinaciones visuales, auditivas o táctiles.
  • Insomnio, fatiga y falta de apetito.
  • Dolor de cabeza, náuseas, vómitos y diarrea.
  • Dificultad para respirar, taquicardia, arritmias y dolor torácico.
  • Aumento del riesgo de infarto, accidente cerebrovascular, hemorragia cerebral y convulsiones.
  • Daños en el hígado, riñón, corazón, cerebro y otros órganos vitales (Cocaína y alcohol: una combinación muy peligrosa, 2019).

Consecuencias de consumir cocaína y alcohol

El consumo de ambas drogas no solo afecta a la salud física y mental de la persona que lo realiza, sino también a su entorno social, familiar, laboral y personal. Algunas de las consecuencias son:

  • Pérdida de la confianza, el respeto y el afecto de las personas que te quieren.
  • Deterioro de las relaciones interpersonales, con conflictos, discusiones, maltrato y aislamiento.
  • Problemas legales, económicos y laborales, como multas, deudas, despidos o arrestos.
  • Descuido de las obligaciones y responsabilidades, como el cuidado de los hijos, el estudio o el trabajo.
  • Disminución de la autoestima, la autoconfianza y la autoimagen.
  • Sentimientos de culpa, vergüenza, arrepentimiento y desesperanza.
  • Desarrollo de una adicción a la cocaína. Esto implica una pérdida de control sobre el consumo, una dependencia física y psicológica, y una incapacidad para dejar de consumir a pesar de las consecuencias negativas (Cocaína y alcohol: efectos, consecuencias y tratamiento, 2018).

Resaca de cocaína y alcohol

La resaca es el conjunto de síntomas que se producen al día siguiente del consumo. Se produce debido a la deshidratación, la intoxicación y el desequilibrio químico que se genera en el organismo. En este caso, la resaca es más intensa y duradera que la de cada sustancia por separado, e incluye:

  • Dolor de cabeza, muscular y articular.
  • Sequedad de boca, garganta y ojos.
  • Sed, hambre y malestar estomacal.
  • Sensibilidad a la luz, el sonido y el movimiento.
  • Mareos, vértigos y náuseas.
  • Ansiedad, depresión, irritabilidad y cambios de humor.
  • Falta de concentración, memoria y motivación.
  • Cansancio, somnolencia y dificultad para dormir (Cocaína y alcohol: una mezcla letal, 2017).

Recomendaciones en caso de resaca de cocaína y alcohol

Para aliviar la resaca se aconseja:

  • Beber abundante agua o zumos naturales para hidratarse y eliminar las toxinas.
  • Comer alimentos ligeros y nutritivos.
  • Descansar y dormir lo suficiente.
  • Evitar el consumo de café, tabaco, medicamentos o más drogas, ya que pueden empeorar los síntomas o provocar una nueva intoxicación.
  • Buscar apoyo emocional en personas de confianza que puedan ayudarte y comprenderte.
  • En caso de que los síntomas sean muy severos o persistentes, o si tienes pensamientos suicidas o de autolesión, acude a un médico o a un centro de adicciones.

Cómo dejar la cocaína y el alcohol

Frente a la pregunta de cómo dejar la cocaína o el alcohol, surgen muchas preguntas. Antes que nada, deberás saber que no es un camino fácil, pero tampoco imposible. El primer paso es reconocer el problema y que se necesita ayuda. El segundo paso es buscar esa ayuda y seguir un tratamiento adecuado. Y por último, mantenerse firme y evitar las recaídas.

El tratamiento para dejar la cocaína y el alcohol incluye, al menos, 3 fases:

1. Desintoxicación

Consiste en eliminar las sustancias del organismo y la abstinencia. El síndrome de abstinencia a la cocaína o al alcohol, generan síntomas de ansiedad, depresión, insomnio, temblores, sudoración, alucinaciones y convulsiones. La desintoxicación se realiza bajo supervisión médica y con medicación, si es necesario, para aliviar los síntomas y prevenir complicaciones.

2. Deshabituación

Aquí es donde se modifican los hábitos, las actitudes y los pensamientos que favorecen el consumo y que dificultan la recuperación. La deshabituación se realiza con la ayuda de un psicólogo o un terapeuta. Por lo general, se aplican técnicas cognitivo-conductuales con el objetivo de aumentar el autocontrol y reducir la ansiedad.

3. Reinserción

El desafío de la reinserción implica incorporarse al funcionamiento normal en el ámbito social: familiar, laboral y personal. Esta etapa también busca desarrollar nuevas habilidades, intereses y proyectos que den sentido a la vida de la persona. 

La reinserción se realiza con el apoyo de un trabajador social o un orientador, que facilita los recursos, las oportunidades y las soluciones necesarias. El propósito es lograr una integración plena y positiva de la persona en su entorno social.

Modalidades de tratamientos

El tratamiento para dejar cualquiera de estas drogas se puede realizar de forma ambulatoria o en un centro de desintoxicación del alcohol o de la cocaína. Estas instituciones ofrecen programas integrales que abordan tanto la dependencia química como los trastornos psiquiátricos asociados. Los centros de día son espacios donde las personas reciben tratamiento y apoyo durante el día, y regresar a sus hogares por la noche.

La decisión dependerá de la gravedad y la duración del problema, así como de las características y necesidades de cada persona. En cualquier caso, el tratamiento debe ser individualizado, multidisciplinar y continuado, para garantizar su eficacia y su éxito.

Además del tratamiento profesional, es importante contar con el apoyo de los afectos: familia, amigos, compañeros y otras personas que hayan pasado por una situación similar o que puedan ofrecer su ayuda y su comprensión. 

Así mismo, existen grupos de autoayuda, que pueden ofrecer consejo, orientación y apoyo mutuo para superar la adicción.

Como ves, la combinación de cocaína y alcohol es altamente peligrosa y sus efectos, devastadores. Si te encuentras luchando contra esta adicción, recuerda que hay esperanza y ayuda disponible. En el Instituto Europeo Alfi, estamos para recibirte. Inicia hoy mismo tu camino hacia una vida plena y saludable.

Bibliografía

  • Cocaína y alcohol: ¿qué le pasa a tu cuerpo cuando los mezclas? (2020). Clínicas Galatea.
  • Cocaína y alcohol: una combinación muy peligrosa. (2019). Centro Terapéutico Granada.
  • Cocaína y alcohol: efectos, consecuencias y tratamiento. (2018). Adicciones.com.
  • Cocaína y alcohol: una mezcla letal. (2017). Fundación Recal.
Rate this post

Entradas recientes

SÍGUENOS