Logo header

Cocaetileno: explicación, efectos, peligros y tratamiento

cocaetileno

El cocaetileno es una sustancia que se forma en el organismo cuando se consume cocaína y alcohol al mismo tiempo. Se trata de un metabolito que tiene una vida media más larga que la cocaína y que potencia sus efectos. En las siguientes líneas te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el cocaetileno, desde su origen hasta su tratamiento en un centro de desintoxicación de la cocaína.

Efectos y síntomas del cocaetileno

El cocaetileno se produce cuando el hígado metaboliza cocaína y alcohol de forma simultánea. Esta sustancia se acumula en el cerebro y aumenta la actividad de la dopamina, el neurotransmisor responsable del placer y la recompensa. De esta manera, el cocaetileno intensifica los efectos euforizantes de la cocaína y reduce la sensación de embriaguez del alcohol. 

La presencia del cocaetileno en el cuerpo conlleva graves riesgos para la salud física y mental. Provoca una fuerte adicción a la cocaína debido a que potencia y prolonga los efectos placenteros de la cocaína

Los principales efectos del cocaetileno son:

  • Mayor estimulación y energía.
  • Aumento de la confianza y desinhibición.
  • Potencia la agresividad y paranoia.
  • Incrementa el riesgo de comportamientos impulsivos y violentos.

Sin embargo, el cocaetileno también tiene efectos adversos para la salud física y mental. Algunos de los síntomas del cocaetileno son:

  • Taquicardia y arritmias
  • Hipertensión y vasoconstricción
  • Dolor torácico y dificultad respiratoria
  • Hipertermia y sudoración
  • Náuseas y vómitos
  • Convulsiones y coma
  • Ansiedad y depresión
  • Alucinaciones y psicosis
  • Dependencia y tolerancia.

El consumo de cocaetileno aumenta el riesgo de sufrir una sobredosis por cocaína, ya que la persona puede consumir más cantidad de droga al no percibir sus efectos negativos. Además, el cocaetileno incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, hepáticas, renales y cerebrales, así como trastornos psiquiátricos (Vearrier y Osterhoudt, 2010).

¿Cómo eliminar el cocaetileno del organismo?

El cocaetileno se elimina del organismo de forma natural a través de la orina, el sudor y las heces. No obstante, este proceso tarda varios días, dependiendo de la cantidad y la frecuencia de consumo de cocaína y alcohol. Así mismo, el cocaetileno es detectado en el cabello durante meses después de su consumo (Perez-Reyes y Jeffcoat, 1992).

Recomendaciones para facilitar la eliminación del cocaetileno

Con el objetivo de facilitar la eliminación del cocaetileno, se recomienda seguir una serie de medidas:

  • Beber abundante agua para hidratarse y favorecer la diuresis.

  • Evitar el consumo de más cocaína y alcohol, así como otras sustancias que interfieran con el metabolismo del cocaetileno.

  • Seguir una dieta equilibrada rica en fibra, vitaminas y antioxidantes, que ayudan a depurar el organismo y a regenerar el hígado.

  • Practicar ejercicio físico moderado, a fin de estimular la circulación sanguínea y la eliminación de toxinas.

  • Descansar lo suficiente y evitar el estrés.

Hay que destacar que estas medidas no son suficientes para tratar el problema de fondo, que es la adicción a la cocaína y al alcohol. Por eso, es necesario acudir a un centro de adicciones especializado, donde se pueda recibir un tratamiento integral y personalizado.

Cocaetileno: tratamiento

El tratamiento del cocaetileno se basa en la abstinencia de la cocaína y el alcohol, junto con la prevención de recaídas. Para ello, se requiere de un abordaje multidisciplinar que incluya los siguientes aspectos:

Desintoxicación

Se trata de eliminar las sustancias del organismo y de controlar el síndrome de abstinencia de la cocaína y del alcohol. En algunos casos, se recurre a fármacos que ayuden a aliviar el malestar y a reducir el deseo de consumo. 

Este proceso se realiza bajo supervisión médica y en un entorno seguro, como un centro de desintoxicación del alcohol y la cocaína.

Rehabilitación

Consiste en recuperar el funcionamiento físico, mental y social de la persona, al igual que mejorar su autoestima y calidad de vida. Con ese fin, se utilizan diversas terapias, como la terapia cognitivo-conductual, la terapia familiar, la terapia de grupo, entre otras.

Estas terapias están orientadas a identificar y modificar los factores que favorecen el consumo de drogas. Así mismo, buscan desarrollar habilidades para afrontar las situaciones de riesgo y las emociones negativas. El proceso se lleva a cabo con el apoyo de un equipo de profesionales, como psicólogos, psiquiatras, educadores, trabajadores sociales, etc. (Pennings, Leccese y Wolff, 2002).

Reinserción

El propósito de la reinserción es facilitar la integración de la persona en la sociedad y prevenir las posibles recaídas. En esta fase se ofrecen recursos y herramientas que ayuden a la persona a encontrar un sentido a su vida, a establecer metas y a cumplir sus responsabilidades. También se fomenta el contacto con grupos de autoayuda donde se comparte experiencias y recibe apoyo de otras personas que han superado la adicción al alcohol y a la cocaína.

El tratamiento del cocaetileno es un proceso largo y complejo, que requiere de la voluntad y el compromiso de la persona. Así mismo, se necesita del acompañamiento y la comprensión de su entorno. Más allá de la duración del tratamiento de una adicción, es posible lograr la recuperación y mejorar el bienestar.

Si tú o alguien que conoces sufre una adicción a la cocaína y alcohol, no dudes en contactarnos. Brindamos un tratamiento personalizado y eficaz, basado en la evidencia científica y en la experiencia profesional. No esperes más y da el primer paso hacia tu recuperación.

Referencias

  • Farre, M., De La Torre, R., Gonzalez, M. L., Teran, M. T., Roset, P. N., Menoyo, E., & Cami, J. (1997). Cocaine and alcohol interactions in humans: neuroendocrine effects and cocaethylene metabolism. The Journal of pharmacology and experimental therapeutics, 283(1), 164-176.

  • Pennings, E. J., Leccese, A. P., & Wolff, F. A. (2002). Effects of concurrent use of alcohol and cocaine. Addiction, 97(7), 773-783.

  • Perez-Reyes, M., & Jeffcoat, A. R. (1992). Ethanol/cocaine interaction: cocaine and cocaethylene plasma concentrations and their relationship to subjective and cardiovascular effects. Life sciences, 51(8), 553-563.

  • Vearrier, D., & Osterhoudt, K. C. (2010). Cocaethylene toxicity. Journal of medical toxicology, 6(2), 115-122.
5/5 - (1 voto)

Entradas recientes

SÍGUENOS

Universidades con las que colaboramos: